• Juan Carlos Martínez

Un "Plan Nacional de Infraestructura" para Panamá.

Este año, nuestro país estará celebrando los 200 años de nuestra independencia de España. Para conmemorar este importante evento, se ha hecho la convocatoria al Pacto del Bicentenario, una iniciativa que pretende obtener acuerdos nacionales en diversas materias que abarcan todo el acontecer nacional, impulsando a todos los sectores del país, a que hagan sus aportes a través de la plataforma “Agora”.


En los últimos 30 años, nuestro país ha llevado a cabo una serie de concertaciones, que buscaron acuerdos en temas específicos con miras al mejor interés del país y de sus ciudadanos. A lo largo de esta historia de "diálogos", algunos han logrado sus objetivos, otros se han quedado cortos en cuanto a sus logros, pero, a diferencia de los anteriores, el Pacto del Bicentenario ha permitido que todas los ciudadanos hagamos aportes al proceso.

Un Plan Nacional de Infraestructura como aporte al Pacto del Bicentenario

Como ciudadanos y profesionales preocupados por el futuro de nuestro país y, aprovechando esta coyuntura, presentamos una propuesta que ha surgido de nuestra experiencia en nuestro campo profesional en la Ingeniería Civil y en la preocupación que tenemos como panameños, de que nuestro país crezca de manera organizada, utilizando de manera racional los recursos naturales, humanos y económicos que tenemos, con el objetivo fundamental de que Panamá se convierta en un país más justo y humano.


Plan Nacional de Infraestructura como instrumento para alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible y el crecimiento de un Panamá más justo y equitativo.


EL PROBLEMA


Es indudable que nuestro país ha crecido físicamente. Ha habido inversiones de diversa índole para la construcción de carreteras, líneas de transporte masivo, edificaciones, aeropuertos, instalaciones portuarias, incluso, de facilidades hospitalarias. A nuestro criterio, si bien es cierto estas construcciones han cumplido con un cometido puntual, no podría decirse que obedecen a una estrategia concreta o planificada que tenga objetivos específicos locales, regionales o nacionales ni tampoco un horizonte de tiempo en el que se puedan medir los resultados de estas inversiones.


Así hemos visto, por ejemplo, instalaciones hospitalarias que no han terminado de construirse, vialidades que no cumplen su cometido de aliviar el tránsito vehicular, edificaciones que terminan por utilizarse en otros propósitos o que fueron construidas en lugares no apropiados, entre otros problemas.

Tomado de prensa.com
Un Plan permite jerarquizar, estructurar y ejecutar las obras de manera racional.

Hay que agregar también que nuestro país es signatario de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales tienen como propósito, acabar con la pobreza, proteger al planeta y garantizar que las personas gocen de paz y prosperidad. La mayoría de todos estos objetivos, necesitan de una infraestructura física sobre la cual se apoyen para poder satisfacer las demandas de la población de salud, agua, educación, entre otros. Considero que nuestro país, ha hecho su esfuerzo, sin embargo, es evidente que estamos rezagados en cuanto a su cumplimiento.


LA SOLUCIÓN


Nuestro país debe enfocar sus recursos humanos, materiales y de capital humano, en obras que puedan ser jerarquizadas en función de su prioridad, alcance y beneficios en la sociedad, y que respondan a una estrategia de desarrollo local, regional y nacional, que sea ambientalmente responsable y sostenible, que generen empleo y active la economía, dando prioridad al recurso nacional.


Proponemos la elaboración de un PLAN NACIONAL DE INFRAESTRUCTURA, con objetivos y alcance definidos en tiempo y espacio, que abarque el espectro de obras relacionadas con aguas, transporte, energía, vivienda, aeroportuaria, telecomunicaciones, de salud y otros, el cual, deberá trascender la esfera política y asegurar su cumplimiento más allá de los quinquenios presidenciales.


Esta experiencia ha sido replicada por otros países, con diverso nombre, pero con igual propósito y considero que su elaboración deberá ir a la par con una planificación general de qué queremos como país, como superar los retos planteados por los ODS y cómo podemos alcanzar el ideal de un país más justo.


EL RESULTADO


Un PLAN NACIONAL DE INFRAESTRUCTURA permitirá la ejecución de obras de Ingeniería de manera racional, basados en prioridades y en función de qué queremos como país y cómo lo queremos y en cuánto tiempo.Nos permitirá estructurar las inversiones en obras públicas que necesitamos para impulsar la superación de los retos planteados en los ODS. Las obras se estructurarían de tal forma que los contratistas locales podrían tener mayor participación y las comunidades podrían beneficiarse de los beneficios directos de la construcción e indirectos de una obra concluida, según sus propósitos y necesidades.

50 vistas0 comentarios