• Juan Carlos Martínez

5 recomendaciones para la reconstrucción de taludes afectados por el huracán Eta.


Este nuevo artículo del blog de Geodinamics es la continuación de una serie de artículos relacionados con nuestra propuesta para mitigar los efectos producidos por el paso del huracán #Eta por Panamá. El primero, denominado “El rol de la ingeniería ante los desastres naturales: 4 acciones inmediatas” fue el preámbulo para presentar de manera general las acciones que desarrollamos en el texto siguiente, llamado “Encausamiento y canalización de ríos: una manera de prepararse para eventos extremos”. En este texto, desarrollaremos otra de las acciones sugeridas, relacionadas con la rehabilitación de los taludes y pendientes, afectadas por la gran cantidad de lluvia durante esos días.

Deslizamiento en Tierras Altas, Chiriquí. Tomado de Prensa.com

Controlar las aguas es fundamental para la protección de taludes, obras civiles y bienes materiales, así como los habitantes del sector y sus visitantes. Con la crecida del río Chiriquí Viejo y sus afluentes, en los primeros días de noviembre de 2020, se afectaron una gran cantidad de viviendas, negocios, sembradíos y propiedades al deslizarse los taludes, los cuales habría que ver si, en principio, estaban bien diseñados y protegidos.


Con la propuesta presentada en el texto precedente a este artículo, es decir, la canalización y recuperación de los cauces del Río Chiriquí Viejo y sus afluentes, es fundamental proceder con la rehabilitación de los taludes perdidos y su reforzamiento para que puedan iniciarse las obras de reconstrucción general de las áreas afectadas.


En primer término, tenemos que hacer un análisis o diagnóstico de las áreas afectadas por lo que proponemos lo siguiente:

  • Un Estudio Hidrológico para conocer los niveles de crecidas máximas que pondrían en riesgo la integridad del talud.

  • Determinación del comportamiento del suelo mediante una evaluación geológica y geotécnica

  • Inspección en el sitio, o bien utilizando tecnología mediante un vuelo con dron transmitiendo en vivo las imágenes a los expertos en la materia, para la detección y descripción de las fallas

  • Una evaluación hidrogeológica del área afectada para determinar cómo las aguas subterráneas o infiltradas inciden en el sector impactado

  • Un ensayos geotécnicos del área para determinar sus propiedades mecánicas

Lo anteriormente propuesto tiene como objetivo fundamental la determinación de las medidas a proponerse con la intención de disminuir las fuerzas que le restan firmeza al suelo y aumentar las que ofrecen un equilibrio. Para poder realizar esto, existen varias medidas que se han utilizado ampliamente para mitigar los efectos que producen eventos como las inundaciones en Tierras Altas, sin embargo, los métodos más típicos y generales, son los siguientes:

  1. Evaluación de la geometría del talud: La geometría del talud es fundamental para la distribución de los esfuerzos que genera el suelo, de acuerdo a su constitución y propiedades geotécnicas. Un re diseño de la pendiente del talud y sus alturas de acuerdo al tipo de suelo y el agua que pudiese infiltrarse en la masa de suelo podrá garantizar su estabilidad.

  2. Análisis y especificación de medidas de drenaje: El agua que se infiltra dentro de una masa de suelo aumenta su peso, genera presiones, estos a su vez empujes y, finalmente, inestabilidad. La determinación de estructuras de drenaje tales como cunetas, tuberías internas, perforadas, ranuradas o lisas, zanjas con material pétreo, acompañados de geotextiles para hacer la evacuación de las aguas de manera más eficiente, reducirán el efecto del agua dentro del suelo generando estabilidad.

  3. Aumentar la resistencia al corte: Con la inestabilidad del suelo a causa del incremento de su masa por causa de la infiltración del agua, éste disminuye su resistencia a los esfuerzos, sobre todo al corte. En estos casos, se recomienda la instalación de pilotes, micropilotes, anclajes y similares para aumentar esta capacidad del suelo.

  4. Construir estructuras de contención: Disminuida la resistencia del talud, este se desliza, llevándose toda la masa de suelo y lo que está sobre ella. Por lo tanto, el refuerzo de la pata de un talud mediante muros, es fundamental, siempre que esto lo demuestre un análisis técnico. Hay diversas maneras de reforzar la pata de un talud mediante una estructura de contención, entre las cuales tenemos, muros de hormigón, de gaviones, geoceldas, de anclajes, etc.

  5. Recubrimiento del talud: Este recubrimiento ayuda a proteger la superficie del talud evitando su erosión y reduciendo (aunque parcialmente) la escorrentía a que se infiltre dentro de él. Para ello, se pueden colocar además de grama, hidrosiembra, mallas con vegetación especial y similares.

Protección de un talud. Fuente-Geosintéticos Wavin

Por supuesto que estas propuestas podrían bien ser aplicadas a cualquier talud que se haya deslizado. Para mayores detalles sobre cada una, es importante consultar con los especialistas en estos temas, es decir, con los Geólogos y Geotecnistas para conocer el suelo con el que se está lidiando, así como Ingenieros Civiles y Estructurales para la determinación y dimensionamiento de estas soluciones. GEODINAMICS es una empresa panameña de Ingeniería que puede ofrecer estas respuestas ya que, a su servicio, cuenta con un grupo de expertos con amplia trayectoria y experiencia en situaciones similares. Nos puede contactar para conocer de su situación específica y le acompañaremos en el proceso de análisis, determinación de la solución, su diseño y durante la ejecución, si así lo requiere.

PARA RECIBIR NOTIFICACIONES DE LOS ÚLTIMOS ARTÍCULOS DE NUESTRO BLOG, SUSCRÍBETE

80 vistas0 comentarios