• Juan Carlos Martínez

El Código de Ética como marco para el ejercicio profesional

Como hemos comentado en anteriores blogs, los Ingenieros, al igual que todos los profesionales, nos encontramos continuamente enfrentando dilemas técnicos y éticos, tomando decisiones que impactarán beneficiosamente a muchas personas con el resultado de nuestro trabajo. Sin embargo, es altamente probable que no todos se vean afectados positivamente ante nuestras resoluciones. Otros colegas, no muchos por suerte, frente estas coyunturas, optan por tomar caminos fáciles o incorrectos, con las consecuencias obvias de dichos actos, de cara los clientes, la comunidad, el gremio y su familia.


En general, la mayoría de las profesiones liberales cuentan con un código o marco dentro del cual nos orientamos para encausar nuestras actuaciones y toma de decisiones. Es sabido que todas las ocupaciones las une un mismo propósito, visión y misión, por lo tanto, comparten valores éticos similares y los códigos son un recordatorio para mantenernos en esta misma cultura profesional.

De acuerdo al Diccionario de la RAE, un código es un “conjunto de normas legales sistemáticas que regulan unitariamente una materia determinada”, y en textos anteriores presentados en el blog de GEODINAMICS, hemos comentado que la ética se puede definir como un sistema de costumbres o valores que tiene una comunidad, los cuales surgen como una valoración de cómo se debe vivir la vida, es decir, de la mejor manera posible, sin perpetrar daño y practicando el bien. Un código de ética profesional es, por lo tanto, un acervo de prácticas acerca de la correcta práctica del ejercicio laboral de forma tal que éste pueda ser realizado de la mejor forma posible, procurando en todo momento, no crear perjuicios y beneficiando a quienes se afecten por la ejecución de nuestro trabajo.


¿Cuál debe ser el propósito fundamental de un código de ética? Como ya hemos comentado, las personas que ejercen una misma profesión, lo hacen porque comparten entre ellos, objetivos y visiones de su trabajo y del mundo, generalmente similares. Por lo tanto, tener un marco que regule el comportamiento profesional sirve para establecer una línea de conducta entre los que ejercen este oficio, de tal forma que el servicio ofrecido por los profesionales cumplan cabalmente con los clientes y con la comunidad, manteniendo la integridad del gremio y del individuo en particular.


El psicólogo austríaco Viktor Frankl ha clasificado los códigos de ética en tres tipos:

  • Aspiracional: cuyo enfoque es en la realización humana y no en lo correcto o incorrecto de las cosas

  • Educacional: Su objetivo es el entendimiento de las normas y principios que regulan el comportamiento de las personas

  • Regulatorio: Orientado hacia el cumplimiento de las normas y la imposición de castigos o premios

¿Cuál debe ser el contenido, como básico, de un código de ética profesional? En general no hay una fórmula o directriz que indique los componentes de un marco de este tipo. Sin embargo, algunos autores señalan, entre otras cosas, su contenido fundamental:

  • Una declaración formal de que es un marco ético de comportamiento

  • Indicar cuáles son los comportamientos aceptables y no aceptables dentro del código

  • Lineamientos de cómo debería ser la conducta del profesional

  • Lineamientos acerca de las relaciones y consecuencias con la comunidad, con las personas y con los colegas

  • Limitaciones en cuanto a la aceptación de regalos y recompensas

  • Énfasis en el cumplimiento de la Ley y demás normas jurídicas


La existencia de un código, marco o decálogo para una determinada profesión, no solo sirve de orientación para la conducta de los que comparten un mismo oficio, sino una manera de preservar y fortalecer su “cultura ética”, es decir, mantener la forma en que una organización protege aquellos valores que le distinguen de otros, teniendo como prioridad, hacer lo correcto.


En lo personal, me pregunto si, sabiendo que para vivir de la mejor manera, como decían los filósofos clásicos, entre ellos Aristóteles, había que siempre buscar la felicidad, la cual radicaba en hacer lo correcto, ¿es necesario tener algo que nos lo recuerde? Parece tácito, obvio que nuestros actos deben estar motivados para hacer el bien y no el perjuicio. ¿Por qué encontramos imprescindible tener un código de ética? Incluso, ya hay leyes que nos dicen qué debemos y no hacer en el desenvolvimiento de nuestras actividades diarias.


En siguientes entregas del blog de GEODINAMICS, en las cuales abordamos el tema ético, podremos analizar la necesidad de un marco ético y el Código de Ética de los Ingenieros y Arquitectos de Panamá.

PARA RECIBIR NOTIFICACIONES DE LOS ÚLTIMOS ARTÍCULOS DE NUESTRO BLOG, SUSCRÍBETE


12 vistas0 comentarios